De Complicit al Metro de Madrid

Complicit es una película documental dirigida por Heather White y Lynn Zhang que se adentra en las vidas de familias afectadas por la enfermedad profesional en tres ciudades asiáticas. Yi Yeting es la voz principal de la película: un hombre con la médula ósea dañada a causa del benceno y el hexano a los que se ha expuesto durante muchos años debido a la precaria seguridad en este tipo de fábricas. Yi Yeting descubre que docenas de trabajadores de teléfonos inteligentes también están enfermos en su área.

Activismo, superación y costumbrismo son los tres principios con los que White y Zhang han diseñado Complicit. Heather White es fundadora de verite.org, una ONG dedicada a la gestión de riesgos y a la legislación de normas y derechos laborales.  No es de extrañar por tanto que el protagonista del film, Yi Yeting, dé vida a la figura del héroe que mientras sobrevive a su enfermedad laboral mueve las conciencias de otros empleados para conseguir unas condiciones de trabajo dignas.

Pero no hace falta cruzar la frontera para comprobar que la enfermedad laboral la crea el propio ser humano. El ser humano empresario y corrupto que prefiere el dinero a la seguridad de sus trabajadores, para ser un poco más concretos. Uno de los casos más recientes y cercanos es el de los operarios de Metro de Madrid afectados por la exposición continua al amianto. Esta sustancia química se emplea bastante en construcción debido a sus propiedades aislantes y a su bajo coste; en contraposición, el contacto con ella puede provocar graves enfermedades respiratorias como cáncer de pulmón o asbestosis.

Hasta el momento ya han muerto dos trabajadores de Metro de Madrid a los que la empresa no advirtió de los riesgos de manipular este material y hay bastantes más afectados. Las presiones del sindicato de maquinistas de Madrid han conseguido que se lleve a cabo un proceso de desamiantado de todas las líneas de metro afectadas. Actualmente gran parte de las estaciones de la línea 12 están cerradas al público y se prevé su finalización a mediados de octubre.

Koldo Hernández, experto en contaminantes hormonales, participó con una breve ponencia al acabar la proyección film en el Another Way Film Festival, asegurando que la enfermedad profesional afecta de manera sesgada: las mujeres son las más perjudicadas debido a la mayor presencia de tejido adiposo en su constitución, y también vulnera la salud de las personas con menor renta que se ven obligadas a trabajar en condiciones más limitadas.

Para finalizar el coloquio, un debate sobre alternativas de consumo para no comprar productos ensuciados por los intereses capitalistas y la precariedad de los empleados cambió el sabor de boca del público. Los allí presentes sugirieron las tiendas de segunda mano y los productos ecológicos frente a las grandes marcas que esconden una violación de derechos laborales detrás de sus conocidos logos.

Después de ochenta y nueve minutos de documental destripando a Apple y a Samsung para dar a conocer el activismo que existe entre sus trabajadores afectados, la película solo podía acabar con la cita “solo los que están lo suficientemente locos como para querer cambiar el mundo son los que lo acaban haciendo”, de Steve Jobs. Quizá White y Zhang se ayudaron de la ironía para criticar que el mundo no mejorará mientras unos pocos se enriquezcan con el trabajo de muchos. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s