Billy Wilder gana el Gordo de la Lotería

A apenas algo más de un mes del esperado día de la Lotería de navidad, ha salido a la luz, hoy 14 de noviembre, el anuncio de este año. El título es “22 otra vez” y su director Javier Ruiz Caldera, quien ha llevado a la gran pantalla algunas películas como Spanish Movie (2009) o Anacleto, agente secreto (2015). El cineasta ha optado por una fórmula de bucle temporal en la que el día 22 de diciembre se repite en una y otra vez, sin descanso, hasta que el protagonista del anuncio- Juan, un hombre de mediana edad, interpretado por Luis Bermejo – descubre el secreto que le permite continuar con su vida, sin volver al día del sorteo cada mañana, a las seis. Esta narrativa es bastante común en el mundo del cine, sobre todo en los géneros de ciencia ficción o terror. Se basa en un concepto que el filósofo existencialista Nietzsche explicó en su obra The gay science (1882):

¿Qué ocurriría si, un día o una noche un demonio se deslizara furtivamente en la más solitaria de tus soledades y te dijese: “Esta vida, como tú ahora la vives y la has vivido, deberás vivirla aún otra vez e innumerables veces, y no habrá en ella nunca nada nuevo, sino que cada dolor y cada placer, y cada pensamiento y cada suspiro, y cada cosa indeciblemente pequeña y grande de tu vida deberá retornar a ti, y todas en la misma secuencia y sucesión -y así también esta araña y esta luz de luna entre las ramas y así también este instante y yo mismo. ¡La eterna clepsidra de la existencia se invierte siempre de nuevo y tú con ella, granito del polvo!”? ¿No te arrojarías al suelo, rechinando los dientes y maldiciendo al demonio que te ha hablado de esta forma? ¿O quizás has vivido una vez un instante infinito, en que tu respuesta habría sido la siguiente: “Tu eres un dios y jamás oí nada más divino”? Si ese pensamiento se apoderase de ti, te haría experimentar, tal como eres ahora, una transformación y tal vez te trituraría; ¡la pregunta sobre cualquier cosa: “¿Quieres esto otra vez e innumerables veces más?” pesaría sobre tu obrar como el peso más grande! O también, ¿cuánto deberías amarte a ti mismo y a la vida para no desear ya otra cosa que esta última, eterna sanción, este sello?

El anuncio de este año está basado en la comedia Atrapado en el tiempo (1993), película que el protagonista ve en un momento en su televisión, haciendo un guiño y comentario gracioso para aquellos que conozcan el argumento. Apaga la TV, tras decir: “¿Otra vez esta?”.

La cinta de Harold Ramis se basa en que el personaje de Billy Wilder debe revivir el Día de la Marmota cíclicamente. Bermejo sufre el mismo problema que Wilder y se levanta mañana tras mañana en el día del Gordo, recibiendo siempre los 400.000 euros al décimo. El anuncio dura 5 minutos 40 segundos, y la versión reducida para televisión ronda los tres minutos ¿Cómo se libra Juan del bucle temporal en el que se ve inverso? La solución es mucho más sencilla de lo que él se imagina.

Pero no solo Atrapado en el tiempo se basa en esta narrativa. Como ya hemos señalado, es algo bastante recurrente en la historia de cine, con temáticas de todo tipo.

La jetée (1952)

Este cortometraje francés de Chris Marker se construye a partir de texto, voz en off y fotografías en blanco y negro. La pregunta que dirige la cinta es cómo evitar que el mundo llegue a la devastación en la que se encuentra, en el presente ficticio creado. La única solución que se plantea es volver al pasado a dar un aviso, o viajar al futuro para buscar una solución.

Se trata de un proyecto audiovisual muy cuidado y curioso, cuyo disfrute recomendamos desde Jump Kat. El tiempo, al fin y al cabo lo soluciona todo, y como no tenemos mucho, un claro punto a favor de la película es su duración: 28 minutos.

Un día sin fin (2004)

El protagonista de este filme italiano se despierta una hora más tarde que Juan. Cada mañana, a las siete, descubre que está viviendo el mismo día, sin que este bucle parezca tener un fin. La comedia de 1 hora y media de duración, dirigida por Giulio Manfredonia, nos presenta a un periodista famoso, obsesionado por la fama, que descubre que su vida se ha quedado estancada en un 13 de agosto. Se trata de un remake de Atrapado en el tiempo, en Las Islas Canarias, en verano y con gaviotas en lugar de marmotas.

Triangle (2009)

“Piensa en ‘Groundhog Day’ convertida en algo aterrador”, comentaban los redactores de The Telegraph a la hora de reseñar esta cinta. La película australiana de Christopher Smith parece contar la historia de cómo unos amigos se van de viaje en bote, hasta que una tormenta les obliga a mudarse a partir de ese momento a un barco desconocido. Pero para la protagonista parece no serlo tanto. “Todo lo que te pasa, ya te ha pasado” llega a decir Jess en uno de sus monólogos. Su vida en alta mar se convierte en un continuo déjà vu.

Vivir una y otra vez un día o momento hasta descubrir al asesino: Código fuente (2011), Al filo del mañana (2014) y Feliz día de tu muerte (2017)

¿Te imaginas vivir en un encierro temporal, en el que un mismo día se repite en bucle, hasta que das con tu asesino, con un terrorista, o con una forma de acabar con los alienígenas? Este es el caso de Código fuente, Al filo del mañana y Feliz día de tu muerte, cada una en un tono y con una finalidad totalmente diferentes. Mientras que el capitán Colter Stevens tiene que encontrar a un terrorista que va a detonar una bomba en un tren en menos de 8 minutos, Theresa y el teniente coronel William “Bill” Cage han de evitar su muerte, ella encontrando a su asesina y él haciéndose cada vez más fuerte.

Constituyen ambas tres, en suma, un conjunto de filmes que han llevado la premisa de Atrapado en el tiempo a un plano más terrorífico y cercano al suspense. De hecho, muchos críticos y analistas de cine han afirmado que Feliz día de tu muerte es una perfecta mezcla entre Scream y Groundhog Day.  

De todas formas, ya volviendo a Juan y a lo que nos deparan estas navidades, solo deseamos no tener que esperar visitas de los fantasmas del pasado, presente y futuro, y poder dejar en paz al tiempo, alejados del Cuento de Navidad de Charles Dickens. Por ello, pedimos que este anuncio tan cinéfilo nos traiga mucha suerte en la mañana del 22 de diciembre, aunque prometemos conservar el espíritu navideño y no dejarnos llevar por el capitalismo de estas fechas. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s