El cine y las enfermedades mentales femeninas, ¿éxito seguro?

Reflexionando un poco sobre algunas películas brillantes y el tema que exponen, querido jumpkater, he llegado a la conclusión de que este tipo de filmes son atractivos para la audiencia, la academia y la crítica. Son numerosos los elementos que hacen maravillosos los largometrajes que voy a analizar acto seguido aunque, sin duda, es mucho más interesante la sensación que dejan cuando acabas de verlas: ese nosequé que se cuela en tu mente y en tu corazón, haciéndote reflexionar días y días. Te presentamos algunas de ellas y algunos datos interesantes sobre las enfermedades que tratan.

Girl, interrupted (1999)

Una historia entrañable. Año 1967. Una joven un poco confusa, con muchas dudas acerca de su futuro, que disfruta del sexo de vez en cuando, que no sabe a qué se va a dedicar realmente, que solo sabe que le gusta escribir y que no quiere acabar como su madre. ¿Nada nuevo, verdad? Pues en el año 1967 debería de ser todo un jaleo, porque tras un episodio bastante movidito en el que se unen aspirinas y una botella de vozka, a un médico amigo de la familia no se le ocurre otra cosa que enviarla a un centro de salud mental bajo la excusa  de Trastorno Límite de la Personalidad.

girl-interrupted
Lisa Rowe (Angelina Jolie) y Susanna Kaysen (Winnona Ryder).

Dirigida por James Magnold, y basada en las memorias de la propia Susanna kaysen, nos adentra en una etapa bastante turbia de la medicina en general, en la que los personajes, brillantemente interpretados, destacando el papel de Lisa, interpretada por Angelina Jolie, ganadora del Oscar a mejor actriz, nos describen su día a día, los electro-shocks que sufrían, sus inseguridades y, mucho más simbólicamente, una concepción de la amistad bastante férrea. Otros personajes significativos son Toby, amorío fugaz de Susanna, interpretado por Jared Leto, o Whopi Wolberg, que da vida a la Doctora Owens.

Desde el trastorno límite de la personalidad de Susanna, hasta la anorexia de Janet (Angela Bettis), las mentiras compulsivas de Georgina Tuskin (Clea DuVall), o Polly (Elisabeth Moss), quien sufre de quemaduras en la mitad de su cara y vive en Oz continuamente, además de Deisy (Brittany Murphy), que es abusada sexualmente por su propio padre, Cynthia (Jillian Armenante), que es lesbiana y tiene problemas mentales significativos, y la genial Lisa, ingresada durante ocho años por comportamientos sociópatas… Son muchos los trastornos que normaliza el discurso de la película, pues estas chicas no solo padecen una enfermedad: primero son adolescentes que buscan encajar y, después, tienen algún cable fundido. No obstante, lo genial de la película es que estas chicas son presentadas primero como “locas de manicomio” y, después, descubrimos junto con Susanna que son mucho más que eso. Tampoco te extrañarán sus problemas mentales: su vida es el aval necesario para volverse loco de remate.

¿Referencias, por favor?

Parece interesante el vestuario elegido para Susanna, que recuerda, en ocasiones, a iconos del cine y la moda en general: ¿casualidad o guiño?.

winona 2 parecidos
En la derecha: Mia Wallace (Uma Thurman) de “Pulp Fiction” (Tarantino, 1994), y Coco Chanel.

¿No veis mucho amarillo aquí?

Si bien la protagonista de la película es Winona, Angelina Jolie eclipsa la acción en todos los momentos en los que aparece, con un toque, pero llamativo, de color amarillo.

angelina colores
Elaboración propia.

A dangerous method (2010)

Si pones en Google “a dangerous method premios”, salen por lo menos 30, incluidos el Oscar y el Globo de Oro a mejor actriz. Y es que en esta película Keira Knightley demuestra de qué madera está hecha. Una recomendación, jumpkaters: obligatoria la versión original, gracias.

19828698.jpg-r_1280_720-f_jpg-q_x-xxyxx
Sabina Spielrein (Keyra Knightley) y Gustav Jung (Michael Fassbender).

Keira Knightley da vida a Sabina Spielrein, una rusa de ascendencia judía muy inteligente que presenta un cuadro médico de lo que en ese momento era conocido como histeria femenina. Una mentalidad sexualmente reprimida, perfectamente acorde con los escritos de Freud, y muy en línea con los estudios de Gustav Jung (Michael Fassbender), hacía de esta mujer el perfecto ejemplo para tratar y ahondar en su caso. Acabó siendo una de las primeras Psicoanalistas de Europa… y el amante de Jung.

Blanco como la leche

Una vez más, los colores asociados a un personaje pueden decirnos mucho acerca de él. En este caso, Sabina siempre o casi siempre (siendo este casi siempre un 99% de las veces), aparece vestida de blanco. Un color que asociamos a la pureza o a la inocencia, ambos valores fuertemente desmentidos por la protagonista. Si bien el profesor Jung maneja entre sus opciones que Sabina puede que sea virgen y por eso no ha dado rienda suelta a sus pensamientos más oscuros, rápidamente descubrimos la libertad sexual que ella se plantea y adonde pueden llevar esos “pensamientos oscuros”.

sabiun-metodo-peligroso-terapiakeira-knightley-metodo-peligroso--644x362

La fotografía también es impecable en esta película. Los personajes están iluminados en numerosas ocasiones por la luz natural. El contraste de colores conseguido en las escenas de Sabina es muy agradable a la vista y consiguen que ella sea el centro de atención allí donde va, en consonancia con lo que sucede narrativamente en la película; ella pasa a ser mucho más que una colaboradora de Jung: se convierte en alguien a quien no puede dejar escapar, que tambalea los pilares de su vida y que le hace replantear muchas cosas en su vida sexual.

Black Swan, (2010)

De todos es sabido que los retos que impone ser un bailarín de profesional de ballet clásico son numerosos y que el nivel de exigencia a estas personas es máximo. Lo que todavía no consiguen hacer los expertos es ponerse de acuerdo sobre qué enfermedades o cuadro médico sufre la protagonista de este film, Nina (Natalie Portman). Entre las diferentes opciones se barajan esquizofrenia, Trastorno Psicótico Breve, Trastorno de la Identidad Disociativo (TID), anorexia nerviosa, nuestro ya conocido Trastorno Límite de la Personalidad… entre otras.

bailarina-interpretando-un-cisne-negro
Nina (Natalie Portman)

Dirigida por Darren  Aronovsky, Cisne negro, como se vendió en su versión hispana, nos sumerge en el mundo de la competición, donde años y años de entrenamiento se reúnen en cuatro actos de “El lago de los cisnes”. Demasiada presión para 70 minutos escasos. La bailarina, que vive en Nueva York, se enfrenta a la posibilidad de que le roben su trabajo soñado; posibilidad encarnada en Lily, interpretada por Mila Kunis. Incluso las actrices tuvieron que entrenar para poder parecerse físicamente a las bailarinas profesionales: ellas también se vieron inmersas en la vorágine del ballet y sus interminables ensayos.

La transformación de Nina en el Cisne Negro se hace progresiva, aumentando el ritmo del montaje y de la tensión del filme, paralelamente a las constantes alucinaciones que se suceden y que nos dan pistas de por dónde va evolucionando el personaje protagonista. Desde un cisne blanco y dulce, un poco frígida y sinsabor, que intenta llegar a lo más alto profesionalmente, hasta su final y completa evolución hacia un cisne negro, donde aparece la versión más oscura de sí misma, independiente, rebelde y apasionada.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s