Pessigolles

El otro día escuché que cosquillas en catalán se decía “pessigolles”. Y mira que la palabra “cosquillas” hasta el momento me parecía de lo más resultona, pero es que nadie puede negar que  “pessigolles” es espléndida.

Por esto y porque queremos destacar el trabajo de cineastas y actores catalanes, hoy os traemos películas que han sido rodadas en esta lengua, para que vayáis practicando el idioma y encontréis algún tesoro como nos pasó a nosotras con “pessigolles”.

 

Herois

Nada mejor que empezar la lista de hoy con una película que se remonta a los años ochenta en España. Dirigida por Pau Freixas y escrita por Albert Espinosa, tándem del que pudimos disfrutar con Polseres Vermelles, Herois nos acerca a los veranos que un publicista estresado y comprometido con su trabajo vivía de niño en el pueblo. La infancia perdida y la nostalgia que esto provoca son los dos ejes sobre los que gira el film.

“Queríamos contar cómo éramos justo antes de perder nuestra inocencia y, concretamente, en nuestros veranos”. Esta era la idea inicial que nacía por 2006 en la mente de Luis de Val y Pau Freixas, solo les faltaba un cautivador guion de la mano de Espinosa.

¿Pero cómo eligieron a los cinco protagonistas del film? Buscaban niños espontáneos, no querían actores. Àlex Monner, Mireia Vilapuig, Ferran Rull, Marc Balaguer y Joan Sorribes dieron vida a los niños que aparecen en la película, lo que les ayudó a dar el salto a otras producciones.

Por último, queremos destacar que esta fue la primera película rodada en España en formato digital con una cámara Sony F35 para contrarrestar el alto contraste lumínico y el rango dinámico tan alto que había rodando en verano.

Barcelona nit d’estiu

Película de comedia romántica dirigida por Dani de la Orden. Se cuentan seis relatos de amor interconectados que sucedieron en una tierna noche de agosto de 2013. El cometa Rose atravesó el cielo esa noche, entonces surgieron más de 500 historias de amor en la ciudad Condal, en la película se cuentan seis de ellas.  Pretende ensalzar las diversas identidades sexuales de manera natural. La película cuenta con una banda sonora en catalán compuesta por Joan Dausà que ganó el Premio a Mejor Música Original en la 6º Edición de los Premios Gaudí. Además, fue nominada en este mismo festival a Mejor Película en Lengua Catalana y Mejor Montaje.

Os dejamos aquí una canción de la película para que disfrutéis de la mano de Dausà:

 

La teta i la lluna

Un niño de nueve años llamado Tete se siente desplazado cuando  nace su hermano: su madre le alimenta con leche del pecho mientras que Tete tiene que conformarse con leche de botella. Tete, dejándose llevar por los celos, se obsesiona con conseguir un pecho para él solo donde poder mamar. El Edipo interior de Tete resurge más fuerte que nunca cuando llega una bailarina francesa al pueblo a quien Tete regala una rana. Conmovida por la ternura que le ofrece el niño, la bailarina decide amamantarlo.

Dirigida por Bigas Luna y rodada en Reus, se inspira en autobiográficos recuerdos del director y llegó a ganar un premio en el Festival de Venecia al mejor guion.

La ciutat cremada

Dirigida por Antoni Ribas y protagonizada por Xabier Elorriaga entre otros, la película narra los acontecimientos que se vivieron en Barcelona desde el Desastre de Cuba hasta la Semana Trágica desde los ojos de una familia de la ciudad condal.

Aunque no es de las más conocidas en lengua catalana, la película obtuvo un importante reconocimiento por parte de la crítica. Entre su palmarés se encuentra el Premio Especial del Jurado del Festival Internacional de Cine de Montreal. Además, su protagonista, Xabier Elorriaga, fue galardonada con la Medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos al mejor actor protagonista.

 

Estiu 1993

El verano que cambió la vida de Carla Simón y de muchos de nosotros está escrito por ella misma y además basado en su propia infancia. Frida es el alma de la película, una niña de seis años que tiene que abandonar Barcelona después de que sus padres muriesen de sida para irse a vivir al campo con sus tíos y su prima. Durante el verano de 1993, Frida aprenderá a convivir con su dolor y sus padres empezarán a quererla como su propia hija.

En el vasto palmarés de la película se pueden leer reconocidas menciones en varios festivales: Premios Forqué, Premios Sant Jordi, Gaudí o Goya, en esta última categoría destacamos el premio de Carla Simón como mejor directora novel.