PROFESORES, DE LAS AULAS A LA PANTALLA

Con motivo de la celebración del Día Internacional del Profesor, el pasado 27 de noviembre, he querido hacer honor a los educadores/as que deben lidiar con sus alumnos- o al menos intentarlo.

Al hablar de profesores y profesoras, no dejan de resonar en nuestras cabezas los clásicos estereotipos: desde el que tiene cara de tan buena persona que no sería capaz de suspenderte un trabajo para el que llevas preparándote tres meses y…¡bingo, el 4 es para ti!, pasando por el que “te tiene manía” desde el primer día al pillarte cuchicheando con un compañero, hasta aquél que te saca una larga conversación cuando os saludáis por los pasillos. Ellos y ellas nos guían a lo largo de nuestra formación desde pre escolar hasta la universidad, que no dejan de ser entre 3 y 3 años y medio del tiempo total de nuestra vida. Puede resultarnos poco si consideramos que invertimos hasta 4 años haciendo colas de espera, como por ejemplo para asistir al cine. Aquí está mi propuesta para analizar más de cerca la función de los profesores desde la butaca.

  • La lengua de las mariposas (1999)


Dirigida por José Luís Cuerda, teniendo a Rafael Azcona como co-guionista y  a Fernando Fernán Gómez dando vida a un maestro de un pueblo gallego ¿qué más se puede pedir? Esta película nos sitúa en los momentos previos al estallido de la Guerra Civil española, en los que asistimos a una lucha de fuerzas: el pensamiento crítico que intenta plantear a sus alumnos Don Gregorio se verá interrumpido por la furia del Bando Nacional, que limpiará la aldea de cualquier resquicio de libertad.
A través de Moncho, el niño que siempre está preguntando a Don Gregorio, asistimos a varias lecciones de ciencias naturales cuyo doble sentido es aplicable a los comportamientos humanos. La carga dramática del film hará a más de uno soltar alguna lágrima.

  • El club de los poetas muertos (1989)


En este listado no podía faltar el clásico por excelencia.  Robin Williams en su papel de John Keating formuló una deconstrucción del modo de enseñar en las aulas victorianas de los 60. Gracias a él aprendimos que vivir el momento (carpe diem) es lo más importante de nuestra existencia, y se coló en nuestros corazones tocándonos la fibra más profunda. Nos hizo ver el lado más positivo de le enseñanza: la confianza que depositan maestros como él en sus alumnos, en el futuro.  ¿Quién no ha conocido a un profesor/a tan inspirador como él? Aquél con quien soñarías estar hablando horas y horas y que no se cansaría de adularte para que cambies el mundo, si no fuese porque en la vida real existen otras asignaturas que debes aprobar.

¡Oh capitán! ¡Mi capitán! Nuestro espantoso viaje ha terminado,
La nave ha salvado todos los escollos, hemos ganado el anhelado premio,
Próximo está el puerto, ya oigo las campanas y el pueblo entero que te aclama,
Siguiendo con sus miradas la poderosa nave, la audaz y soberbia nave;
Más ¡ay! ¡oh corazón! ¡mi corazón! ¡mi corazón!
No ves las rojas gotas que caen lentamente,
Allí, en el puente, donde mi capitán
Yace extendido, helado y muerto.

  • En la casa (2012)


Otro profesor de literatura, en este caso Germain Germain interpretado por Fabrice Luchini, protagoniza este film francés inspirado en la obra teatral El chico de la última fila de Juan Mayorga. Con pedazos de drama, comedia y sobre todo intriga, este personaje descubrirá que existe esperanza a final de un túnel repleto de alumnos por debajo del nivel que espera, dándole la oportunidad de escribir una novela al chico rezagado que se sienta al fondo del aula: Claude García (Ernst Umhauer).
A partir de entonces el adolescente manejará al realidad a su antojo inmiscuyéndose en la intimidad de los hogares de uno de sus compañeros y de su propio profesor. La película nos transporta a una línea divisoria bastante difusa entre la realidad y la ficción dentro del relato, un juego que resulta cuanto menos sorprendente y atractivo, sin dejar indiferente a nadie. Probablemente por ello el jurado del Festival de San Sebastián le otorgó ese mismo año el galardón a Mejor película y mejor guión.

  • El indomable Will Hunting (1997)

Amada por gran parte de los espectadores, el terapeuta y a la vez profesor Sean McGuire, acompañará Will Hunting (Matt Damon) en su proceso de liberación de una alta carga emocional que le ha acompañado durante toda su vida. Gracias a ello, conseguirá desarrollar el gran talento que posee para las matemáticas.
Una vez más se nos presenta al maestro, interpretado por Robin Williams,  como mentor en los momentos más complicados de un alumno: la búsqueda de su propia identidad, de la mano del director Gus Van Sant. Se trata de un film que consigue conmocionarnos con frases como esta: “No sabes lo que se siente al perder a alguien, porque sólo lo sabrás cuando ames a alguien más que a ti mismo. Dudo que te hayas atrevido a amar de ese modo.”.

  • La ola (2008)

Ha quedado claro que los profesores pueden ser gran parte de la fuente de inspiración que lleva a sus alumnos a emprender proyectos maravillosos, pero esa misma fuerza puede convertirse en algo no tan positivo. Para muestra, esta película.
En este drama el profesor, interpretado por Jürgen Vogel, intentará llevar a cabo un experimento para hacer comprender a una clase la forma en que actúan los gobiernos autoritarios. Pero las consecuencias de lo que empieza siendo una inofensiva tarea de del colegio acaban yéndosele de las manos hasta desembocar en sucesivos actos de violencia y delincuencia. Se trata de un film, inspirado en el experimento La tercera ola, que hace reflexionar al espectador sobre los fanatismos y sus límites, en una Alemania donde se da por sentado que un cuarto Reich no es posible. Su director y guionista, Dennis Gansel, se ganó la permanencia en la cartelera alemana durante 10 semanas.

Cuando la violencia machista llega al cine

Seguro que más de una jumpkater coreaba este domingo el grito de “Ni una menos”. La ONU declaró el 25 de noviembre el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, conmemorando el asesinato de Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, tres hermanas que se opusieron al régimen del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo tratando de restaurar la democracia para el país.

Pero la mayoría de casos de violencia machista no son tan mediáticos y suceden en cualquier escenario, ya sea un instituto, la calle o el propio domicilio familiar. Parece que para la sociedad las cifras de asesinatos machistas son números vacíos sin nombre, sin familia y sin proyectos de vida. Todavía tenemos miedo cuando vamos por la calle o incluso con una amiga, todavía se nos cuestiona nuestra profesionalidad en la mayoría de empleos, todavía se nos juzga por nuestra forma de vestir o por nuestra forma de hablar… y así podríamos recitar una retahíla de casos en los que quizá no haya ninguna muerte física, pero vivir con miedo por el simple hecho de pertenecer a un género no debería estar permitido.

El cine a veces actúa como un aliado de la causa que pretende remover las conciencias que no consiguen despertar los informativos o la prensa. El equipo de JumpKat ha seleccionado cinco películas para que veas o para que recomiendes al pesado de turno que “ni machismo ni feminismo, igualdad”.

  1. TE DOY MIS OJOS

Protagonizada por Laia Marull y Luis Tosar y dirigida por Iciar Bollaín, la película retrata un caso de violencia doméstica reflejando las diferentes fases que atraviesa Antonio (Tosar). Pilar (Marull) huye con su hijo tras varios episodios de maltrato que ha sufrido en silencio. La película, ganadora de siete premios Goya, expone el miedo, el control y el chantaje emocional a los que se someten las víctimas de este tipo de violencia.

 

        2. EL COLOR PÚRPURA

Dirigida por Steven Spielberg y nominada once veces a los Oscar, narra la historia de una mujer negra (Whoopi Goldberg) que ha sido violada varias veces por su padre, quien después la vende a un hombre que la maltrata. La protagonista, Celie, igual que la Pilar de Bollaín, sufre en silencio las agresiones. A pesar de ello, la película es una oda a la liberación de las mujeres que se aprecia en el crecimiento y en la evolución del personaje de Goldberg, que acaba convertida en una mujer plenamente independiente.

 

3. LAS ELEGIDAS

Desgarradora historia sobre la trata de blancas que dirige David Pablos y presume de cinco premios Ariel en su palmarés. En la película, dos adolescentes (Ulises y Sofía) se enamoran. La familia del chico dirige una red de prostitución y Ulises colabora en el negocio familiar seduciendo a chicas jóvenes para su posterior explotación sexual. Sofía será una más en el engaño de Ulises.

 

4. TOMATES VERDES FRITOS

Además de la violencia de género, la película aborda la discriminación racial. En ella, Evelyn (Kathy Bates) conoce en un asilo a Ninny (Jessica Tandy), una mujer de avanzada edad que consigue atrapar a Evelyn con una dramática historia sobre dos amigas y el asesinato del marido de una de ellas, del que más tarde se revelará que era un maltratador. Gracias a la historia, Evelyn consigue desprenderse del papel de ama de casa para dar un giro a su vida y empezar a cuidarse a sí misma.

 

  1. DURMIENDO CON EL ENEMIGO

Algunas historias al más puro estilo hollywoodiense han incorporado en sus tramas algún drama sobre violencia de género. Este es un claro ejemplo de ello. La película está protagonizada por Julia Roberts, quien da vida a Laura, una mujer continuamente golpeada y abusada por su marido Martin. Un día , la chica decide desaparecer haciendo creer a su marido que está muerta. Al final, el hombre encontrará el paradero de Laura dispuesto a matarla, pero Laura ha rehecho su vida y es una mujer más fuerte de lo que él piensa.