Alcine, millenials en corto

Alcine, el Festival Internacional de Alcalá de Henares, ha vuelto este año para celebrar su 48ª Edición. Especialmente dedicado al hermano pobre del largometraje, Alcine ha logrado alzarse como cita anual obligada para todos los cinéfilos. A falta de la distribución comercial que merece el corto, este tipo de eventos constituyen una oportunidad para adentrarse en el cosmos del celuloide en pequeño formato; porque pequeño no es sinónimo de peor.

El festival, nacido en los 70 para reivindicar el cortometraje español, ha ido cayendo, a lo largo de sus muchas ediciones, en la tentación de exhibir largometrajes (como todo buen Festival Internacional que se precie). Y después de todo, lo ha conseguido. El pasado año, Alcine fue elegido festival calificador para optar a los Oscar. Por lo que Kafenio Kastelo de Miguel Ángel Jiménez y Cadoul de craciun, de Bogdan Muresanu, primeros en las secciones nacional e internacional respectivamente, tendrán como verdadero premio la posibilidad de participar en la selección de los galardones más codiciados del mundo cinematográfico.

Los realizadores más jóvenes han sido recibidos con los brazos abiertos, porque en esta ocasión, la edición se ha dedicado expresamente a la generación millenial– aquellos que por los 80 perdieron el cordón umbilical para conectarse a un mundo digitalizado- y las nuevas tecnologías. Revolución que ha afectado a la forma de concebir el audiovisual en corto.

Kafenio Kastelo es la prueba fehaciente de que las cosas se encuentran cuando menos las buscas. De forma improvisada, mientras el director, Miguel Ángel Jiménez, y su equipo buscaban localizaciones en Atenas para otra película, se fue gestando este corto documental de 19 minutos que ahora merece el primer premio de este certamen. Cuatro noches en un café, un grupo de amigos y un ambiente en crisis que se degrada a cada paso, son los elementos principales de esta original cinta.

El Segundo Premio “Ciudad de Alcalá” ha sido para No me despertéis (2018), de Sara Fantova.  La cinta, trabajo de fin de carrera de Fantova, ha sido producido con la ayuda de la ESCAC -que, por qué no decirlo, está formando una de las mejores canteras de futuros cineastas-  y también ha contado con la financiación de la conocida plataforma de crowdfunding, Verkami, ganándose un empujón de más de 3.000 euros. Respecto a la trama, como suele pasar con la mayoría de creadores jóvenes, el corto es de tono autobiográfico. La directora cuenta su propia historia, la de una adolescente que en el instituto respira reivindicativo y abertzale. Todo normal, hablamos del País Vasco. Los problemas vienen cuando un día, su padre asume un cargo político en el Gobierno Vasco. Este episodio, algo traumático, supone un cambio drástico en su vida.

El bronce de “Ciudad de Alcalá” se lo lleva otro corto vasco, Zain (2018). El director, Pello Gutiérrez Peñalba, define la obra como “una comedia triste y minimalista”. Sin más que una frase por sinopsis, prefiere mostrarse enigmática, a destriparse para ganar audiencia. No dice más, y lo dice todo; no quiere preguntas, ni da respuestas.

Bad Lesbian (2017), cinta escrita y dirigida por Irene Moray, se ha ganado el beneplácito del público por exhibirse sin tapujos y desvergonzada. Sí, entretiene. Sí, parece el piloto de una web serie. Pero merece el premio por reflejar anecdóticamente las interferencias en relaciones de los jóvenes provocadas por lo absurdo de las poses y las modas.

De l’amitié (2018) se ha alzado como el corto con las mejores interpretaciones; tanto femenina –Chloé Chevalier– como masculina –Sylvain Sounier. Como corto animado, destaca el original Patchwork (2018), de María Manero, que se ha llevado el Premio Movistar+. Y no se sabe si por su inexistencia o su mal uso, el premio de Efectos Especiales -asignatura pendiente del cine español- ha quedado desierto.

 

Por la parte europea, la máxima ganadora del premio “Alcine” ha sido Cadoul de craciun (regalo de navidad) del rumano Bogdan Muresanu. Ambientada en una Navidad de 1989, tiempos de la represión de Ceausescu, el corto sorprende por la sencillez y verosimilitud con la que mira la historia reciente. Nos traslada por completo a ella, y consigue adentrar al espectador extranjero con una facilidad asombrosa en el clima paranoico que se vivía en el país por aquella época.

Fuck you, de Anette Sidor, y Cadavre exquis, de Stéphanie Lansaque, han ganado el segundo y tercer Premio “Alcine”. En esta misma Sección Internacional, el Premio del Público se ha decantado por Tamtej nocy (2018) de Pat Howl Kostyszyn. Por último, el corto ‘Don Ruperto’, de Irma Orozco, ha recibido el Premio del Jurado Infantil de ‘Alcine Kids’.

Esta edición ha batido récords de trabajos (se han presentado hasta 1.151 obras) y de espectadores (hasta 1.200 en la última semana). Para aquellos alcalaínos y alcalaínas a los que se les haya pasado cita, aun están a tiempo de asistir este fin de semana a la proyección de los ganadores en el Teatro Salón Cervantes. Y si ya están cansados de tanto corto, hasta el 25 de noviembre en el Antiguo Hospital de Santa María La Rica, también se podrá disfrutar de la exposición gratuita Alcine VR: viaje al centro del multiverso, que muestra, tal y como señaló el director del festival Luis Mariano González, “el futuro del cine”.

Palmarés 48ª Edición Festival Internacional de Alcalá de Henares

Certamen Nacional de Cortometrajes

Primer Premio ‘Ciudad de Alcalá’
kafenio Kastello (2018), de Miguel Ángel Jiménez

Segundo Premio ‘Ciudad de Alcalá’
No Me Despertéis (2018), de Sara Fantova.

Tercer Premio ‘Ciudad de Alcalá’
Zain (2017), de Pello Gutiérrez Peñalba.

  • Premio ‘Comunidad de Madrid’
    De l’amitié (2018), de Pablo García Canga.
  • Premio Escuela Superior de Imagen y Sonido (Ces) al mejor sonido
    Luiz Lepchak por El espectáculo (2017)
  • Premio Alma al Mejor Guion
    María Cañas por La cosa vostra (2018)
  • Premio Weblab a la mejor fotografía
    Juan Carlos H. Villareal por El espectáculo (2017)
  • Trofeo Alcine a la mejor interpretación femenina
    Chloé Chevalier, por De l’amitié (2018)
  • Trofeo Alcine a la mejor interpretación masculina
    Sylvain Sounier y Maxime Kerzanet, por De l’amitié (2018)
  • Trofeo Alcine al mejor montaje
    Antonio Trullén, por Mi amado, las montañas (2017)
  • Trofeo Alcine a la mejor música original
    Joseba Beristain, por La Noche (2017)
  • Trofeo Alcine a la mejor dirección artística
    Oier Villar y Rebeca Wilkinson, por ZAIN (2018)
  • Trofeo Alcine a los mejores efectos especiales
    Premio desierto.
  • Premio Movistar+
    Patchwork (2016), de María Manero.
  • Premio del público del Certamen Nacional
    Bad Lesbian (2017), de Irene Moray.

Certamen Europeo de Cortometrajes

Primer Premio ‘Alcine’
Cadoul de craciun (2018), de Bogdan Muresanu.

Segundo Premio ‘Alcine’
Fuck you (2018), de Anette Sidor.

Tercer Premio ‘Alcine’
Cadavre Exquis (2017), de Stéphanie Lansaque y François Leroy.

  • Premio del público
    Tamtej Nocy (2018), de Pat Howl Kostyszyn.
  • Pantalla Abierta para Nuevos Realizadores
    Muchos hijos, un mono y un castillo (2017), de Gustavo Salmerón.
  • Pantalla Cero
    Most beautiful island (2017), de Ana Asensio
  • Alcine Kids
    Premio del jurado infantil
    Don Ruperto (2017), de Irma Orozco

Mapa Alcine

CINE ENTRE PERFECTOS DESCONOCIDOS

Hamacas, sillones, un ambiente distendido en el que todo invita a intercambiar opiniones sobre los cortos exhibidos en pantalla con el desconocido de al lado. Esta fue la atmósfera creada el pasado lunes en la Sala Equis, lugar donde se celebró el segundo encuentro del Short Cut Cine Festival en Madrid.

Short Cut.png

“La idea de Short Cut es poder compartir el cine en formato corto con gente a la que, probablemente, no conozcamos. Por eso, está dividido en dos partes, para que podáis comentarlo y hacer amigos”

Palabras de uno de los organizadores, al inicio del evento

Entrar a este pequeño paraíso para cualquier cinéfilo con ganas de una buena conversación y de conocer a gente interesada en este mundo, solo pensado para desgraciados y locos, se ofrecía a un módico precio de cinco euros. A cambio, quien asistió pudo disfrutar de dos horas de cortometrajes con temáticas, estilos y nacionalidades dispares; de un chupito de Jagger e, incluso, de una botella entera, en el caso de haber sido el agraciado con el número ganador del sorteo. Este se celebró en el descanso de 15 minutos, entre la primera y la segunda tanda de los 9 pequeños pasajes audiovisuales seleccionados.

Short Cut (2).png

Los cortometrajes de la primera parte fueron Yardbird, Flatmates 3.0, Local, Morales yLa huida.

 

Yardbird (Michael Spiccia, 2012)

El corto australiano, escogido para iniciar la sesión, tiene como protagonista a Ruby, interpretada por la joven Mitzi Ruhlman, una niña que parece tener un cariño especial por los animales y que esconde algo terrorífico tras sus bonitos ojos azules. Fue seleccionado por el Festival de Cannes para ser uno de los cortos a concurso en la Sección Oficial.

Flatmates 3.0 (Francesco Marisei, 2011)

Marisei consigue, en tal solo 30 segundos de cinta, transmitir perfectamente cómo de aisladas pueden llegar a ser las convivencias entre jóvenes en el siglo XXI, con el Internet de por medio. Su cortometraje fue el ganador del Gran Premio del Jurado a la Mejor Película en la novena edición de Jameson Notodofilmfest.

Local (Sean Slobodan, 2015)

Un reflejo a través de la mirada de la lente de los skaters locales de los pueblos de Salt Lake y Utah, con una fotografía muy cuidada.

Morales (Roger Villaroya, 2013)

Morales hemos sido todos nosotros cuando no eramos capaces de concentrarnos en clase, de pequeños, ¿pero que esconden la mirada de esos grandes ojos marrones? Un cortometraje entrañable y tierno de un director con un recorrido notable en el mundo del audiovisual, donde su nueva película Nana está recorriendo los festivales en la actualidad.

La huida (Víctor Carrey, 2013)

11 minutos de enredos, de continuas explicaciones de forma rápida, con un ritmo muy marcado y muy cercano al buscado por Wes Anderson es sus producciones. La huida te redescubre las constantes formas de ver o dar sentido a una acción tan sencilla como la caída de un billete en una acera cualquiera.

El cortometraje de Carrey ha conseguido ganar 80 premios y ser seleccionado en más de 200 festivales.

 

El descanso de 15 minutos llegaba, y con él el prometido chupito de Jagger. Una vez compartido algunas ideas en grupo y descansado, se dio paso a los restantes cuatro cortos: Nyosha, Breathe, iDiots, y Voltereta.

 

Nyosha (Liran Kapel y Yael Dekel, 2012)

Una historia basada en las vivencias reales de una superviviente del Holocausto, la polaca Nomi Kapel. Los directores combinan a la perfección la técnica de stop-motion y la animación 2D, para crear un cortometraje muy sentido y cuidado, en el que con imágenes muy concretas y apenas algunos títulos de texto consiguen transmitirle al espectador el infierno que sufrieron los judíos en la Segunda Guerra Mundial.

Breathe (Toby Meakins, 2013)

Este corto está realizado bajo la premisa de que a veces aguantar la respiración es una forma que tenemos para parar el mundo ¿Y si esta simple acción, nos diese acceso a otro nuevo mundo? Se trata de un experimento que el director emprendió a partir de técnicas de cámara, y sin apenas edición, para ver cómo era la reacción de la audiencia de cara a realizar una película.

iDiots (Big Lazy Robot VFX, 2013)

Una sátira de la obsolescencia tecnológica en forma de cortometraje audiovisual de 4 minutos de duración. Es gracioso verte tan bien representado en un robot que cae, sin descanso, en la misma trampa de la que no parece haber escapatoria.

Las palabras de la productora señalan, al fin y al cabo, que todos tenemos a un iDiotdentro y que verlo es muy divertido.

Voltereta (Alexis Morante, 2010)

El cortometraje escogido para despedir el evento tiene un toque del todo español, a través de un personaje como es el del abuela con el famoso bocadillo de Nutella o Nocilla para alegrar la merienda del nieto, del Colacao, de las referencias a los extranjeros como si lo que ellos hiciesen fuese “hablar raro”…Fue rodado en la estancia de Morante en Nueva York, quien consideró que debía aprovechar las vistas del skylineen alguna de sus producciones.

 

Y entre respiros, billetes y volteretas se pasaron las dos horas de encuentro. Los aplausos finalizaron la sesión, premiando a la organización y a los realizadores de los cortometrajes.

Cines de Madrid desaparecidos

La Gran Vía madrileña nació en 1910, y desde entonces no dejará de crecer hasta nuestros días, convirtiéndose en la mítica calle que lleva al cielo a todos los madrileños.

Pero antes de ser una jovencita con emblemáticas discotecas y una señora con majestuosos teatros, esta calle se desarrolló debido al auge del cine tras la guerra civil.

Durante los años 20 y 30, los cines de esta calle acogían los clásicos norteamericanos en sus lujosas butacas y enormes cartelones en sus fachadas.

Poco a poco, el séptimo arte se convirtió en el pasatiempo preferido de los madrileños, que deslumbrados por las luces de neón y las estrellas que aparecían en la gran pantalla (ignoraban de qué iba la película, quién era el director o el guionista) se quedaban horas y horas disfrutando de las historias que contaba el proyector.

José Luis Álvarez Fermosel, escritor y periodista, describía con estas palabras el sagrado acto de acudir a los cines de Gran Vía: “Dicen también que se han cerrado, o se van a cerrar algunos cines. Sería penoso. Los estrenos en los cines de la Gran Vía de las películas que nos llegaban de Hollywood con bastante retraso constituían un acontecimiento social. La gente se vestía como para una fiesta para la sesión de la noche. Muchas señoras lucían en invierno abrigos de visón. Todas se maquillaban, perfumaban y enjoyaban concienzudamente. Los caballeros iban de oscuro. En verano se usaban atuendos más livianos, pero la corbata era imprescindible para los señores. Los cines de la Gran Vía… El Palacio de la Prensa –arriba está la Asociación de la Prensa-, el Capitol, el Callao, el Coliseum… Eran caros, ¡pero tan cómodos, tan bien puestos, tan elegantes…!”

Pero paulatinamente los estrenos fueron perdiendo fuelle y muchos cines de esta y otras tantas calles de la ciudad acabaron por cerrar sus puertas y tuvieron que buscarse otro oficio. Muchos lograron salir al paso y se convirtieron en centros comerciales o edificios de viviendas. Otros, los más suertudos, mantuvieron la mayor parte de su infraestructura y sustituyeron las enormes pantallas por escenarios. Y los más miserables solo encontraron la función de contemplar  cómo los mismos carteles que causaban furor entre los madrileños ahora se desgastaban por la lluvia, por el sol y por el polvo.

A continuación vamos a recordar diez cines de esta ciudad que cerraron sus puertas para convertirse en algo distinto (pero nunca mejor).

El cine Actualidades, situado en Gran Vía, 48, uno de los primeros cines de sesión continua de la ciudad,  actualmente es el estudio de arquitectos de Rafael de la Hoz. La función de este cine era “enseñar deleitando”, por lo que se solían exhibir documentales y noticiarios de todo el mundo.

El cine Aragón, en la calle Alcalá, no ha perdido la magia de las historias, pero eso sí, nada de directores de renombre, esta vez las crearán los niños que vayan a la juguetería en la que se convirtió el local.

El cine Bogart, en la calle Cedaderos, llegó a albergar dos ediciones del Festival LesGaiCineMad y se convirtió en un símbolo del movimiento “okupa” en 2006 para visibilizar los problemas de la vivienda en Madrid. Posteriormente cuatro empresarios lo transformaron en un cabaret de lujo.

En cuanto al cine Bilbao de Fuencarral, su nombre cambió a Bristol. Hoy en día es un OpenCor.

El cine Candilejas, en la plaza de Luca de Tena, tomó el nombre de la primera película que se proyectó en él. Tras su cierre, dio lugar a la sede de una secta religiosa y posteriormente a una guardería.

El Cine Excelsior, en la Avenida de la Albufera en Vallecas, se cerró y una tienda de bazar y un gimnasio ocuparon su lugar.

El Cinestudio Falla, en Tirso de Molina, se convirtió en un parking.

El Cine Garden, en Moratalaz, funcionó durante algún tiempo como bingo, pero actualmente está cerrado.

Por último, el Cinestudio Griffith es hoy en día lo que conocemos como el Centro Cultural Conde Duque.

Cines desaparecidos del centro de Madrid
Cines desaparecidos del centro de Madrid

 

EL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE FANTÁSTICO, NOCTURNA, DICE ADIÓS A LA CAPITAL

El pasado sábado 27 de octubre asistimos a la entrega del Palmarés de la VI Edición de Festival de cine Fantástico Nocturna, en Fnac Callao

Lecturadelpalmares_alta
Lectura del Palmarés de la VIª Edición de Nocturna. FUENTE: Comunicación festival.

Palmarés de la VIª edición del Festival de Cine Fantástico Internacional Nocturna

-Sección oficial. Jurado compuesto por Paco Fox, Jesús Palacios y María Kosty

  • Mejor película: Ghostland (2018), de Pascal Laugier
  • Mejor director: Pascal Laugier, por Ghostland (2018)
  • Premio “Vicent Price” al  mejor actor: Christopher Abbot, por su interpretación en Piercing (2018)
  • Premio “Vicent Price” a la mejor actriz: Brittany Allen, por su interpretación en What keeps you alive (2018)
  • Mención especial de jurado sección oficial: The invocation of enver simaku, de Marco Lledó (2018)
  • Mejor guión: Mirai mi pequeña hermana, de Mamoru Hosoda (2018)
  • Mejores efectos especiales: The Nightshifter, de Dennison Ramalho (2018)

-Sección “Dark visions”. Jurado compuesto por: Eva Baltés, Eduardo zaramella y Quim Crusellas

  • Premio Dark a la mejor película de la sección oficial de Dark Visions: Vuelven, de Issa López (2018)
  • Mención especial del jurado Dark Visions: Sta agatha, de darren Lyn Bousman (2018)

-Premio Blogos de Oro de la Crítica. Jurado compuesto por Ignasi Muñoz (El Palomitrón), Paco Reig Simancas (Última Fila Centrado) y Miguel Ramos (Cine en serio)

  • Premio Blogos de oro de la crítica: What keeps you alive, de Colin Miniham (2018)

-Premios del público

  • Premio del público al mejor largometraje: Mi pequeña hermana, de Mamoru Hosoda (2018)
  • Premio del público a mejor corto internacional: Backhead, de Alberto Corredor (2018)
  • Premio del público a mejor corto nacional: Amancio, un vampiro de pueblo, de Alejo Ibáñez (2018)

Posteriormente, la estrella de la edición, Don Mancini, entró en la sala con un gran vaso de lo que parecía café y procedió a responder las preguntas de los organizadores del festival, así como de sus seguidores más fieles, a los que finalmente firmó sus muñecos y merchandising de Chucky.

Don Mancini & Segio Molina_baja
Don Mancini respondiendo a las preguntas de sus fanáticos. FUENTE: Comunicación Festival.
Don Mancini & Sergio Molina & Antonio Busquets_baja
Sergio Molina y Antonio Busquets, junto a Don Mancini y su traductora. FUENTE: Comunicación Festival.

Una primera idea de Chucky bastante diferente

Como bien contó Don, su primera idea de Chucky era bastante diferente de lo que se plasmó en la pantalla con su primera película: The child’s play (1988). En primer lugar, explicó cómo Chucky no estaba, en un principio, poseído por el fantasma del asesino Charles Lee Ray, sino que era, más bien, la manifestación de la rabia inconsciente que Andy no podía expresar. El personaje de Andy se siente solo, pasa mucho tiempo sin su madre, y acaba refugiándose en lo más cercano que tiene: Chucky. Reconoció, entre risas, que la idea de un muñeco que sangraba la sacó de un muñeco de sus hermanas que hacía pis y que, la idea del vudú fue del director, Tom Holland.

Mancini admitió que gran parte del éxito de la película se debe a la actuación de Brad Dourif, que llegó al rodaje porque Holland  ya le conocía. Confesó que, si bien la idea del actor fue del director, la personalidad real de Chucky -irónico, cruel, mal hablado: “siempre diciendo fuck you…”- es parte de su idea original.

padre
Brad Dourif en “Child’s play”.

En este sentido, si se ven las siete películas del muñeco diabólico, se observa un aumento progresivo del humor del personaje. Y sí, ha sido adrede. “Sí, Chucky siempre es divertido. Este patrón corresponde también, como digo, a un muñeco que no podía ser solo muy mono y decir ‘que te den’. En The child’s play no se muestra mucho a ese Chucky hasta la segunda mitad de la película. Pero cuando hicimos la secuela, nos dimos cuenta de que tenía que hablar más y de que, por tanto, había que dar más diálogo a Chucky”, señala. Como guionista le interesaba mucho desarrollar al personaje, que no fuera plano y tuviera diferentes vertientes. Esto, en parte lo consiguieron a partir de «Chucky’s bride» (1998), que hizo que conociéramos más sus pensamientos, sus esperanzas, su lado romántico…Chucky mataba, pero también sentía.

Referentes cinematográficos de Don en su veintena

“Cuando escribí el guión, en la mitad de los ochenta, era la era de películas como Halloween, Viernes 13, Michael Myers con Freddy… Así enmarca cinematográficamente Mancini su etapa universitaria, cuando escribió su guión. Explicó que siempre quiso construir un personaje digno de odiar. Si lo piensas bien, Chucky es al mismo tiempo un villano y un antihéroe. Admitió también que siempre le habían gustado las películas de Brian de Palma y que, si bien su saga no se parece, su cine ha heredado ese surrealismo.

freddy
Freddy Krueger, Michael Myers (1988)

El cine y sus musas, Jennifer Tilly y Fiona Dourif

“Fue fantástico trabajar con ellas. Jennifer Tilly, con La novia de Chucky, sencillamente me encantaba. Tenía que tener requisitos muy específicos: la voz tenía que ser muy especial, tenía que decir algo (…) Ni en mis mejores sueños creía que iba a aceptar. Al final dijo que sí (…). Otro aspecto importante es que el personaje iba a ser una asesina letal y, al mismo tiempo, tener un lado romántico. Tiffany tenía que ser muy diferente de Chucky. Jennifer ya ya estaba especializada en estos personajes, en la típica novia del chico malo que, aunque la rechaza continuamente, siempre vuelve y lo ama con locura. Jennifer es muy divertida y muy sexi, lo que la hacía  perfecta para el personaje”

jeniifer tilly
Jennifer Tilly en “Chucky’s bride”.

“En cuanto a Fiona, la idea de tenerla fue idea primero fue de Brad Dourif. En 1981, en octubre nació Fiona. La vi crecer y trabajar en True blood en HBO. Pensábamos en cómo hacer «La maldicion de Chucky», y le hablé de ella.  Ella vino y, en principio no leyó el papel para hacer de Nica, sino de Bárbara, su hermana mayor. Pero su tensión en la mirada la hacía fantástica para Nica. Veía que era capaz de transmitir un dolor interno con su mirada. Cuando la ví en silla de ruedas se veía muy natural. Y pensé, ¿Sería una buena idea tener a la hija de Brad en la película? Después de su papel como Nica, hice el guión del Cult of Chucky (2017) directamente para ella”.

adourif 2
Fiona Adourif hablando de “Cult of Chucky”.

Reinventarse o morir: ¡la serie televisiva de Chucky!

Cualquiera que lo diga, llevaría razón. Mancini es un one-hit wonder.

No obstante, parte del éxito del muñeco diabólico radica en que en los años 80 los niños aún jugaban con muñecos. Una pregunta muy bien traída por un fanático desveló, en palabras del propio Mancini, que “por ahí van los tiros”. La serie de Chucky es contemporánea, pero se pretende volver a la idea original del título: Child’s play. Es sencillo: ¿Con qué vienen los niños debajo del brazo? Con un dispositivo móvil, una tableta, un PC…en la actualidad, la metáfora de un muñeco no tendría sentido.

Don, ¿Cuál es tu favorita?

Chucky’s Bride y Seed of chucky. Estas dos películas destacan para el director porque, según explica, en La novia de Chucky, conoció a Jennifer Tilly  y a Fiona Dourif, grandes amigas a raíz del rodaje. Pero, por otro lado, añade que estas dos películas son todo un éxito. La novia de Chucky es una reinvención de Chucky como comedia que funcionó muy bien. La maldición de Chucky también es una reinvención de la franquicia: la vuelta al horror más puro. Estas vueltas de tuerca a la historia supusieron un antes y un después de la saga, propiciándola al éxito y evitando que el público se aburriera. No obstante, esta visión del director difiere bastante de la opinión popular: “Justamente, cuando hablo con los fans, me dicen que su favorita es Child’s play 2  (1990), cuyo trabajo del director es clave y cuya representación del muñeco en pantalla es la mejor”.

John Waters y su semilla

El camino para llegar a John Waters para Seed of chucky, 2004, (La semilla de Chucky en español) fue bastante sencillo. 1) Mancini es fan de sus películas. 2) Éste se enteró por Justin Whalin, el actor de Andy, de que Waters era muy fan de las películas de Mancini. Como él mismo dice: “Leyendo una entrevista sobre él descubrí que su película favorita de los 90’ era Chucky’s Bride. Así que tenía que escribir un papel para él”. Sencillo, ¿No?.

 

El Festival de Cine de de Madrid pone el foco en las creadoras bajo el lema “Yo también ruedo”

La 27 edición del Festival de Cine de Madrid se clausuró este pasado domingo en la Sala Berlanga, una de las sedes de las proyecciones y coloquios del evento, donde tuvo lugar la entrega de premios. En concreto, se dieron 22 galardones y 5 menciones especiales a los mejores trabajos del Festival, proyectados en las dos semanas que duró este.

La Sala Azcona, la Cineteca, el Cine Paz, la Universidad Nebrija, e incluso la Sala Equis abrieron sus puertas a los curiosos interesados que quisieron admirar las obras de cine emergente seleccionadas para la exhibición dentro del Festival, organizado por la Plataforma de Nuevos realizadores.

Bajo el lema “Yo también ruedo”, el cartel de Borja Muñoz Gallego y una oferta de entrada gratuita a las sesiones, el 27 Festival de Cine de Madrid, ha querido mostrar al mundo el trabajo de más de cien cineastas y realizadoras, con el fin de servir como escaparate a sus obras audiovisuales, demostrando que ellas también son grandes delante y detrás de las cámaras. Esto se ha extendido también a las figuras escogidas para ser homenajeadas este año: la guionista y directora española Inés París y la cineasta rumana Anca Damian, galardonada con el Premio Mirada Internacional.

La elección de Inés parece muy acertada. Algunos pensarán que se podría haber escogido cualquier nombre femenino, pero no están en lo cierto. También importa lo que haya detrás de ese nombre, su obra. Y es que tras Inés París hay cortometrajes y largometrajes, muchos de ellos coescritos y codirigidos junto a Daniela Fejerman, que se construyen en torno a ideas feministas, bastante avanzadas para el momento en el que se mostraron en cines: habla de infidelidades, de relaciones tóxicas a las que hay que saber decir basta, de mujeres que no han nacido para ser madres, de la brecha salarial…

El haber escogido a Anca, por otro lado, no radica tanto en el contenido de su obra como en su lucha como directora, guionista y productora en un mundo del cine rumano, dominado por lo nombres masculinos.

Sus obras han sido proyectadas en las diversas sedes del Festival sin entrar, como es evidente, a concurso, aunque formando parte del total de 224 obras proyectadas en las dos semanas del evento. Junto a este número, hay que remarcar los siguientes: 1136 obras recibidas, 39 nacionalidades, 96 sesiones y 12 sedes.

Palmarés de la 27 edición del Festival, largometraje y cortometraje nacionales (os facilitamos el acceso a sus respectivos trailers):

1. Largometraje nacional. 

  • Mejor largometraje nacional: Faraway Land, de Daniel A. Azpe y Josepmaria Anglès.
  • Premio de la crítica: Ana de día, de Andrea Jaurrieta.
  • Mejor fotografía: Joan Girbau Xalabarder por Faraway Land.
  • Mejor sonido: Daniel Ciaurriz y María Angulo Villar por el sonido de Ana de día.
  • Mejor interpretación: Marta Fuenar por Lady Off.
  • Mejor directora: Paola Gasalvez por El rey negro.
  • Premio del público: Carrasca, de Alejandro Cortés.
  • Mejor largometraje socios PNR: Invierno en Europa, de Polo Menárguez.

2. Cortometraje nacional.