Ana de día llega hoy a los cines

La Ópera Prima de Andrea Jaurrieta obtuvo el Premio de la Critica y el de Mejor Sonido en el Festival de Cine de Madrid

“Ana de día”, el primer largometraje de Andrea Jaurrieta, se proyectó el pasado 2 de octubre en el Festival de Cine de Madrid y ha conseguido alzarse con dos galardones: mejor sonido y el premio de la crítica. La entrega de galardones tuvo lugar el pasado 21 de octubre en la Sala Berlanga, donde a través de una gran diversidad de categorías se pretendía realzar la figura de los realizadores emergentes, en una edición donde no solo han participado mujeres, sino también hombres. Te acercamos nuestras impresiones sobre la ópera prima de la directora, quien nos ha contado además, la dificultad del salto del corto al largo.

En el film, Ingrid García-Jonsson interpreta a Ana, una joven con un futuro prometedor que, tras descubrir que tiene una doble, abandona su antigua vida y empieza un intrincado viaje para redescubrirse a sí misma. Aunque más que encontrarse, lo único que hace es embarcarse en una aventura de difícil regreso.

La película es una película bonita, pero no es por la historia que cuenta. Es bonita de ver. La paleta de colores está elegida con sumo cuidado. Los colores se alternan estratégicamente, creando ambientes muy conseguidos, que ayudan a poner en contexto una película dirigida a un espectador reflexivo. Las diferencias entre la vida de Ana y la vida de Nina son evidentes hasta en este aspecto, pasando de unos tonos pastelosos y blanquecinos a escenas oscuras y con mucha más viveza, con tonos rojos y negros.

2018-11-08
Ana antes de cambiar de look.
2018-11-08
La actriz que le da vida es Ingrid García-Jonsson
2018-11-08 (1)
Tendrás que descubrir quién es Marcelo

Los encuadres son originales. Los planos justos y justificados. Algún que otro jump cut, que busca sorprender al espectador a lo largo del film. El cambio de look de la protagonista está bien hecho. No solo cambia el personaje, también su apariencia, su estilo y su personalidad. En línea con lo dicho sobre los colores, Ana ha vivido siempre en un mundo de tonos pastel, bien vistos, aceptados por todos por la luz que transmiten. Pero Nina es fuerza, agresividad, pasión, valentía. Es puro rojo, como su pelo. Ana de día, como todas las producciones de Andrea Jaurrieta, tiene una estética muy cuidada y particular.

2018-11-08 (2)

2018-11-08 (4)

Una Ana madrileña

En cuanto a las localizaciones, si has paseado más de una vez por el centro de la capital, reconocerás inmediatamente los espacios elegidos. Desde la famosa Sala Equis, en la calle Duque de Alba, hasta la Calle de la Ruda o la Plaza General Vara del Rey, donde cada domingo se pone el rastro. Las luces fugaces de la Gran Vía acercan esta historia a un Madrid oscuro, desconocido para la gente como Ana.

¿A qué te vas a enfrentar como espectador?

A una tensión constante y complaciente, que la directora consigue mantener a lo largo de todo el film. Todos queremos saber qué pasa con Nina, qué hará con su vida. Saber quién es Marcelo (Álvaro Ogalla) y qué oculta. Por qué Sole (Mona Martínez) quiere y necesita tanto a Nina… Son cuestiones que van surgiendo conforme se desarrolla la película y que te mantienen alerta, esperando a que explote la trama como si de una siesta se tratase. La presión se siente básicamente porque no sabes en qué momento Ana explicará qué va a hacer con su vida.

¿Y el final?

Abierto. No esperado. ¿Qué sucede con Nina? ¿Volverá a ser Ana algún día?