Pessigolles

El otro día escuché que cosquillas en catalán se decía “pessigolles”. Y mira que la palabra “cosquillas” hasta el momento me parecía de lo más resultona, pero es que nadie puede negar que  “pessigolles” es espléndida.

Por esto y porque queremos destacar el trabajo de cineastas y actores catalanes, hoy os traemos películas que han sido rodadas en esta lengua, para que vayáis practicando el idioma y encontréis algún tesoro como nos pasó a nosotras con “pessigolles”.

 

Herois

Nada mejor que empezar la lista de hoy con una película que se remonta a los años ochenta en España. Dirigida por Pau Freixas y escrita por Albert Espinosa, tándem del que pudimos disfrutar con Polseres Vermelles, Herois nos acerca a los veranos que un publicista estresado y comprometido con su trabajo vivía de niño en el pueblo. La infancia perdida y la nostalgia que esto provoca son los dos ejes sobre los que gira el film.

“Queríamos contar cómo éramos justo antes de perder nuestra inocencia y, concretamente, en nuestros veranos”. Esta era la idea inicial que nacía por 2006 en la mente de Luis de Val y Pau Freixas, solo les faltaba un cautivador guion de la mano de Espinosa.

¿Pero cómo eligieron a los cinco protagonistas del film? Buscaban niños espontáneos, no querían actores. Àlex Monner, Mireia Vilapuig, Ferran Rull, Marc Balaguer y Joan Sorribes dieron vida a los niños que aparecen en la película, lo que les ayudó a dar el salto a otras producciones.

Por último, queremos destacar que esta fue la primera película rodada en España en formato digital con una cámara Sony F35 para contrarrestar el alto contraste lumínico y el rango dinámico tan alto que había rodando en verano.

Barcelona nit d’estiu

Película de comedia romántica dirigida por Dani de la Orden. Se cuentan seis relatos de amor interconectados que sucedieron en una tierna noche de agosto de 2013. El cometa Rose atravesó el cielo esa noche, entonces surgieron más de 500 historias de amor en la ciudad Condal, en la película se cuentan seis de ellas.  Pretende ensalzar las diversas identidades sexuales de manera natural. La película cuenta con una banda sonora en catalán compuesta por Joan Dausà que ganó el Premio a Mejor Música Original en la 6º Edición de los Premios Gaudí. Además, fue nominada en este mismo festival a Mejor Película en Lengua Catalana y Mejor Montaje.

Os dejamos aquí una canción de la película para que disfrutéis de la mano de Dausà:

 

La teta i la lluna

Un niño de nueve años llamado Tete se siente desplazado cuando  nace su hermano: su madre le alimenta con leche del pecho mientras que Tete tiene que conformarse con leche de botella. Tete, dejándose llevar por los celos, se obsesiona con conseguir un pecho para él solo donde poder mamar. El Edipo interior de Tete resurge más fuerte que nunca cuando llega una bailarina francesa al pueblo a quien Tete regala una rana. Conmovida por la ternura que le ofrece el niño, la bailarina decide amamantarlo.

Dirigida por Bigas Luna y rodada en Reus, se inspira en autobiográficos recuerdos del director y llegó a ganar un premio en el Festival de Venecia al mejor guion.

La ciutat cremada

Dirigida por Antoni Ribas y protagonizada por Xabier Elorriaga entre otros, la película narra los acontecimientos que se vivieron en Barcelona desde el Desastre de Cuba hasta la Semana Trágica desde los ojos de una familia de la ciudad condal.

Aunque no es de las más conocidas en lengua catalana, la película obtuvo un importante reconocimiento por parte de la crítica. Entre su palmarés se encuentra el Premio Especial del Jurado del Festival Internacional de Cine de Montreal. Además, su protagonista, Xabier Elorriaga, fue galardonada con la Medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos al mejor actor protagonista.

 

Estiu 1993

El verano que cambió la vida de Carla Simón y de muchos de nosotros está escrito por ella misma y además basado en su propia infancia. Frida es el alma de la película, una niña de seis años que tiene que abandonar Barcelona después de que sus padres muriesen de sida para irse a vivir al campo con sus tíos y su prima. Durante el verano de 1993, Frida aprenderá a convivir con su dolor y sus padres empezarán a quererla como su propia hija.

En el vasto palmarés de la película se pueden leer reconocidas menciones en varios festivales: Premios Forqué, Premios Sant Jordi, Gaudí o Goya, en esta última categoría destacamos el premio de Carla Simón como mejor directora novel.

 

Alcine, millenials en corto

Alcine, el Festival Internacional de Alcalá de Henares, ha vuelto este año para celebrar su 48ª Edición. Especialmente dedicado al hermano pobre del largometraje, Alcine ha logrado alzarse como cita anual obligada para todos los cinéfilos. A falta de la distribución comercial que merece el corto, este tipo de eventos constituyen una oportunidad para adentrarse en el cosmos del celuloide en pequeño formato; porque pequeño no es sinónimo de peor.

El festival, nacido en los 70 para reivindicar el cortometraje español, ha ido cayendo, a lo largo de sus muchas ediciones, en la tentación de exhibir largometrajes (como todo buen Festival Internacional que se precie). Y después de todo, lo ha conseguido. El pasado año, Alcine fue elegido festival calificador para optar a los Oscar. Por lo que Kafenio Kastelo de Miguel Ángel Jiménez y Cadoul de craciun, de Bogdan Muresanu, primeros en las secciones nacional e internacional respectivamente, tendrán como verdadero premio la posibilidad de participar en la selección de los galardones más codiciados del mundo cinematográfico.

Los realizadores más jóvenes han sido recibidos con los brazos abiertos, porque en esta ocasión, la edición se ha dedicado expresamente a la generación millenial– aquellos que por los 80 perdieron el cordón umbilical para conectarse a un mundo digitalizado- y las nuevas tecnologías. Revolución que ha afectado a la forma de concebir el audiovisual en corto.

Kafenio Kastelo es la prueba fehaciente de que las cosas se encuentran cuando menos las buscas. De forma improvisada, mientras el director, Miguel Ángel Jiménez, y su equipo buscaban localizaciones en Atenas para otra película, se fue gestando este corto documental de 19 minutos que ahora merece el primer premio de este certamen. Cuatro noches en un café, un grupo de amigos y un ambiente en crisis que se degrada a cada paso, son los elementos principales de esta original cinta.

El Segundo Premio “Ciudad de Alcalá” ha sido para No me despertéis (2018), de Sara Fantova.  La cinta, trabajo de fin de carrera de Fantova, ha sido producido con la ayuda de la ESCAC -que, por qué no decirlo, está formando una de las mejores canteras de futuros cineastas-  y también ha contado con la financiación de la conocida plataforma de crowdfunding, Verkami, ganándose un empujón de más de 3.000 euros. Respecto a la trama, como suele pasar con la mayoría de creadores jóvenes, el corto es de tono autobiográfico. La directora cuenta su propia historia, la de una adolescente que en el instituto respira reivindicativo y abertzale. Todo normal, hablamos del País Vasco. Los problemas vienen cuando un día, su padre asume un cargo político en el Gobierno Vasco. Este episodio, algo traumático, supone un cambio drástico en su vida.

El bronce de “Ciudad de Alcalá” se lo lleva otro corto vasco, Zain (2018). El director, Pello Gutiérrez Peñalba, define la obra como “una comedia triste y minimalista”. Sin más que una frase por sinopsis, prefiere mostrarse enigmática, a destriparse para ganar audiencia. No dice más, y lo dice todo; no quiere preguntas, ni da respuestas.

Bad Lesbian (2017), cinta escrita y dirigida por Irene Moray, se ha ganado el beneplácito del público por exhibirse sin tapujos y desvergonzada. Sí, entretiene. Sí, parece el piloto de una web serie. Pero merece el premio por reflejar anecdóticamente las interferencias en relaciones de los jóvenes provocadas por lo absurdo de las poses y las modas.

De l’amitié (2018) se ha alzado como el corto con las mejores interpretaciones; tanto femenina –Chloé Chevalier– como masculina –Sylvain Sounier. Como corto animado, destaca el original Patchwork (2018), de María Manero, que se ha llevado el Premio Movistar+. Y no se sabe si por su inexistencia o su mal uso, el premio de Efectos Especiales -asignatura pendiente del cine español- ha quedado desierto.

 

Por la parte europea, la máxima ganadora del premio “Alcine” ha sido Cadoul de craciun (regalo de navidad) del rumano Bogdan Muresanu. Ambientada en una Navidad de 1989, tiempos de la represión de Ceausescu, el corto sorprende por la sencillez y verosimilitud con la que mira la historia reciente. Nos traslada por completo a ella, y consigue adentrar al espectador extranjero con una facilidad asombrosa en el clima paranoico que se vivía en el país por aquella época.

Fuck you, de Anette Sidor, y Cadavre exquis, de Stéphanie Lansaque, han ganado el segundo y tercer Premio “Alcine”. En esta misma Sección Internacional, el Premio del Público se ha decantado por Tamtej nocy (2018) de Pat Howl Kostyszyn. Por último, el corto ‘Don Ruperto’, de Irma Orozco, ha recibido el Premio del Jurado Infantil de ‘Alcine Kids’.

Esta edición ha batido récords de trabajos (se han presentado hasta 1.151 obras) y de espectadores (hasta 1.200 en la última semana). Para aquellos alcalaínos y alcalaínas a los que se les haya pasado cita, aun están a tiempo de asistir este fin de semana a la proyección de los ganadores en el Teatro Salón Cervantes. Y si ya están cansados de tanto corto, hasta el 25 de noviembre en el Antiguo Hospital de Santa María La Rica, también se podrá disfrutar de la exposición gratuita Alcine VR: viaje al centro del multiverso, que muestra, tal y como señaló el director del festival Luis Mariano González, “el futuro del cine”.

Palmarés 48ª Edición Festival Internacional de Alcalá de Henares

Certamen Nacional de Cortometrajes

Primer Premio ‘Ciudad de Alcalá’
kafenio Kastello (2018), de Miguel Ángel Jiménez

Segundo Premio ‘Ciudad de Alcalá’
No Me Despertéis (2018), de Sara Fantova.

Tercer Premio ‘Ciudad de Alcalá’
Zain (2017), de Pello Gutiérrez Peñalba.

  • Premio ‘Comunidad de Madrid’
    De l’amitié (2018), de Pablo García Canga.
  • Premio Escuela Superior de Imagen y Sonido (Ces) al mejor sonido
    Luiz Lepchak por El espectáculo (2017)
  • Premio Alma al Mejor Guion
    María Cañas por La cosa vostra (2018)
  • Premio Weblab a la mejor fotografía
    Juan Carlos H. Villareal por El espectáculo (2017)
  • Trofeo Alcine a la mejor interpretación femenina
    Chloé Chevalier, por De l’amitié (2018)
  • Trofeo Alcine a la mejor interpretación masculina
    Sylvain Sounier y Maxime Kerzanet, por De l’amitié (2018)
  • Trofeo Alcine al mejor montaje
    Antonio Trullén, por Mi amado, las montañas (2017)
  • Trofeo Alcine a la mejor música original
    Joseba Beristain, por La Noche (2017)
  • Trofeo Alcine a la mejor dirección artística
    Oier Villar y Rebeca Wilkinson, por ZAIN (2018)
  • Trofeo Alcine a los mejores efectos especiales
    Premio desierto.
  • Premio Movistar+
    Patchwork (2016), de María Manero.
  • Premio del público del Certamen Nacional
    Bad Lesbian (2017), de Irene Moray.

Certamen Europeo de Cortometrajes

Primer Premio ‘Alcine’
Cadoul de craciun (2018), de Bogdan Muresanu.

Segundo Premio ‘Alcine’
Fuck you (2018), de Anette Sidor.

Tercer Premio ‘Alcine’
Cadavre Exquis (2017), de Stéphanie Lansaque y François Leroy.

  • Premio del público
    Tamtej Nocy (2018), de Pat Howl Kostyszyn.
  • Pantalla Abierta para Nuevos Realizadores
    Muchos hijos, un mono y un castillo (2017), de Gustavo Salmerón.
  • Pantalla Cero
    Most beautiful island (2017), de Ana Asensio
  • Alcine Kids
    Premio del jurado infantil
    Don Ruperto (2017), de Irma Orozco

Mapa Alcine

La comunidad Rosa de Twitter

¿Cómo se llamaba esa película en la que una especie de bruja vivía en un castillo al que nadie del reino se podía acercar o moría? Seguro que más de una vez han rondado este estilo de preguntas por tu cabeza y has deseado preguntárselo al “shazam” de las películas.

A Antonio Rosa, un estudiante de cine de 23 años, también le ha pasado. Dice que con frecuencia se acuerda de “escenas concretas o actores que aparecen, pero no del título, y a veces lograr dar con ellas solo por una escena o por lo que recuerdas es complicadísimo. Así que pensé: voy a poner a prueba a Twitter”.

Este tuit lo publicó el año pasado y casi ha alcanzado ya los siete mil “retuits” y los catorce mil “me gusta”. Además, tiene tres mil seiscientas respuestas de usuarios desesperados tratando de adivinar el título de alguna película que recuerdan con cariño (o no), y otras tantas respuestas más con nombres y fotos de las películas que despejan la eterna incógnita de muchos.

Los seguidores de @levmauc han sacado a relucir su vena más detectivesca y solidaria con otros usuarios de Twitter creando una comunidad con la que seguro que llevábamos muchos años soñando. ¡Podremos volver a ver todas esas películas con los títulos nublados que tanto nos gustaban de niños! “No solo ayudas a la gente a encontrar pelis, sino que para muchos es un reto adivinarlas. Es un servicio comunitario”- revela el tuitero.

El conocido tuit no solo tiene la misión de encontrar el nombre de una película, pues gracias a él grandes joyas están saliendo a la luz y en Twitter se empieza a hablar de ciertas obras audiovisuales que de otra manera seguramente pasarían al olvido. “No solo adivinan pelis y ya está, sino que abres el tuit, ves las definiciones e imágenes que comparte la gente y muchos mencionan a sus amigos para decirles ‘esta tenemos que verla’”.

Antonio se está convirtiendo poco a poco en una figura emblemática de Twitter gracias a la identidad que ha ido forjando desde el momento en el que se creó esta cuenta. Todos los meses ofrece a sus seguidores una serie de recomendaciones para acercarlos más a la cultura y al cine independiente. Este mes de noviembre, Antonio nos recomienda el libro 2666 de Roberto Bolaño; el disco In The Court of the Crimson King, de King Crimson; la película Burning; la serie The Haunting of Hill House y el corto Mr. Dough and The Egg Princess.

Además, cada día suele realizar una publicación con las mismas características: una breve descripción de un largo o corto, con varios fotogramas del mismo para que el usuario conozca la fotografía de esa película y una cita de carácter reflexivo o simplemente que le llame la atención.

Otro tipo de publicaciones por las que el cineasta siente devoción son las listas de películas, por ejemplo, ha subido tuits con 21 películas sobre relaciones tóxicas, 100 películas sobre cine independiente, 22 películas sobre psicópatas o las mejores 16 películas de Netflix, algo que puede ayudar bastante a los suscriptores más indecisos de esta plataforma.

Pero no solo podemos encontrar a Antonio Rosa en Twitter, y es que con solo 23 años es el director del Festival de Cine Fantástico Insomnia, celebrado en el Puerto de Santa María, en Cádiz. Se trata de un festival totalmente gratuito que pretende acercar el género fantástico a todo el mundo y enriquecer la ciudad mediante películas que por la circunstancia que sea no han llegado a proyectarse en cines comerciales.

En la última edición, celebrada a finales de julio de este mismo año, los 280 aficionados (es el aforo máximo), a la sangre y los efectos especiales en la gran pantalla pudieron disfrutar de una selecta selección como Game of Death, The Killing of a Sacred Deer, The Omen o Better Watch Out.

¿Quieres saber si servirías de ayuda para otros seguidores de @levmauc? ¡Intenta adivinar de qué película se trata cada una de estas 10 descripciones! Las respuestas están abajo, ¡pero no hagas trampa!

PREGUNTAS

  1. Era animada, un niño se vuelve un pez dorado junto con su hermana. Creo que luchan contra un tiburón.
  2. Unos niños se pillan un avión para irse de excursión y el avión desaparece, poco a poco los padres se empiezan a olvidar de que tienen hijos.
  3. Una película en donde entran a los sueños de otras personas para ayudarlos a superar traumas.
  4. En una pareja, ella muere en un accidente y a él se le da la oportunidad de revivir ese día con ella desde el principio.
  5. ¿Alguno recuerda la peli que salía algo asesino de la taza del WC?

RESPUESTAS

  1. ¡Mamá! Soy un pez.
  2. Forgotten
  3. La gran huida.
  4. Un día inesperado.
  5. Ghoulies

Billy Wilder gana el Gordo de la Lotería

A apenas algo más de un mes del esperado día de la Lotería de navidad, ha salido a la luz, hoy 14 de noviembre, el anuncio de este año. El título es “22 otra vez” y su director Javier Ruiz Caldera, quien ha llevado a la gran pantalla algunas películas como Spanish Movie (2009) o Anacleto, agente secreto (2015). El cineasta ha optado por una fórmula de bucle temporal en la que el día 22 de diciembre se repite en una y otra vez, sin descanso, hasta que el protagonista del anuncio- Juan, un hombre de mediana edad, interpretado por Luis Bermejo – descubre el secreto que le permite continuar con su vida, sin volver al día del sorteo cada mañana, a las seis. Esta narrativa es bastante común en el mundo del cine, sobre todo en los géneros de ciencia ficción o terror. Se basa en un concepto que el filósofo existencialista Nietzsche explicó en su obra The gay science (1882):

¿Qué ocurriría si, un día o una noche un demonio se deslizara furtivamente en la más solitaria de tus soledades y te dijese: “Esta vida, como tú ahora la vives y la has vivido, deberás vivirla aún otra vez e innumerables veces, y no habrá en ella nunca nada nuevo, sino que cada dolor y cada placer, y cada pensamiento y cada suspiro, y cada cosa indeciblemente pequeña y grande de tu vida deberá retornar a ti, y todas en la misma secuencia y sucesión -y así también esta araña y esta luz de luna entre las ramas y así también este instante y yo mismo. ¡La eterna clepsidra de la existencia se invierte siempre de nuevo y tú con ella, granito del polvo!”? ¿No te arrojarías al suelo, rechinando los dientes y maldiciendo al demonio que te ha hablado de esta forma? ¿O quizás has vivido una vez un instante infinito, en que tu respuesta habría sido la siguiente: “Tu eres un dios y jamás oí nada más divino”? Si ese pensamiento se apoderase de ti, te haría experimentar, tal como eres ahora, una transformación y tal vez te trituraría; ¡la pregunta sobre cualquier cosa: “¿Quieres esto otra vez e innumerables veces más?” pesaría sobre tu obrar como el peso más grande! O también, ¿cuánto deberías amarte a ti mismo y a la vida para no desear ya otra cosa que esta última, eterna sanción, este sello?

El anuncio de este año está basado en la comedia Atrapado en el tiempo (1993), película que el protagonista ve en un momento en su televisión, haciendo un guiño y comentario gracioso para aquellos que conozcan el argumento. Apaga la TV, tras decir: “¿Otra vez esta?”.

La cinta de Harold Ramis se basa en que el personaje de Billy Wilder debe revivir el Día de la Marmota cíclicamente. Bermejo sufre el mismo problema que Wilder y se levanta mañana tras mañana en el día del Gordo, recibiendo siempre los 400.000 euros al décimo. El anuncio dura 5 minutos 40 segundos, y la versión reducida para televisión ronda los tres minutos ¿Cómo se libra Juan del bucle temporal en el que se ve inverso? La solución es mucho más sencilla de lo que él se imagina.

Pero no solo Atrapado en el tiempo se basa en esta narrativa. Como ya hemos señalado, es algo bastante recurrente en la historia de cine, con temáticas de todo tipo.

La jetée (1952)

Este cortometraje francés de Chris Marker se construye a partir de texto, voz en off y fotografías en blanco y negro. La pregunta que dirige la cinta es cómo evitar que el mundo llegue a la devastación en la que se encuentra, en el presente ficticio creado. La única solución que se plantea es volver al pasado a dar un aviso, o viajar al futuro para buscar una solución.

Se trata de un proyecto audiovisual muy cuidado y curioso, cuyo disfrute recomendamos desde Jump Kat. El tiempo, al fin y al cabo lo soluciona todo, y como no tenemos mucho, un claro punto a favor de la película es su duración: 28 minutos.

Un día sin fin (2004)

El protagonista de este filme italiano se despierta una hora más tarde que Juan. Cada mañana, a las siete, descubre que está viviendo el mismo día, sin que este bucle parezca tener un fin. La comedia de 1 hora y media de duración, dirigida por Giulio Manfredonia, nos presenta a un periodista famoso, obsesionado por la fama, que descubre que su vida se ha quedado estancada en un 13 de agosto. Se trata de un remake de Atrapado en el tiempo, en Las Islas Canarias, en verano y con gaviotas en lugar de marmotas.

Triangle (2009)

“Piensa en ‘Groundhog Day’ convertida en algo aterrador”, comentaban los redactores de The Telegraph a la hora de reseñar esta cinta. La película australiana de Christopher Smith parece contar la historia de cómo unos amigos se van de viaje en bote, hasta que una tormenta les obliga a mudarse a partir de ese momento a un barco desconocido. Pero para la protagonista parece no serlo tanto. “Todo lo que te pasa, ya te ha pasado” llega a decir Jess en uno de sus monólogos. Su vida en alta mar se convierte en un continuo déjà vu.

Vivir una y otra vez un día o momento hasta descubrir al asesino: Código fuente (2011), Al filo del mañana (2014) y Feliz día de tu muerte (2017)

¿Te imaginas vivir en un encierro temporal, en el que un mismo día se repite en bucle, hasta que das con tu asesino, con un terrorista, o con una forma de acabar con los alienígenas? Este es el caso de Código fuente, Al filo del mañana y Feliz día de tu muerte, cada una en un tono y con una finalidad totalmente diferentes. Mientras que el capitán Colter Stevens tiene que encontrar a un terrorista que va a detonar una bomba en un tren en menos de 8 minutos, Theresa y el teniente coronel William “Bill” Cage han de evitar su muerte, ella encontrando a su asesina y él haciéndose cada vez más fuerte.

Constituyen ambas tres, en suma, un conjunto de filmes que han llevado la premisa de Atrapado en el tiempo a un plano más terrorífico y cercano al suspense. De hecho, muchos críticos y analistas de cine han afirmado que Feliz día de tu muerte es una perfecta mezcla entre Scream y Groundhog Day.  

De todas formas, ya volviendo a Juan y a lo que nos deparan estas navidades, solo deseamos no tener que esperar visitas de los fantasmas del pasado, presente y futuro, y poder dejar en paz al tiempo, alejados del Cuento de Navidad de Charles Dickens. Por ello, pedimos que este anuncio tan cinéfilo nos traiga mucha suerte en la mañana del 22 de diciembre, aunque prometemos conservar el espíritu navideño y no dejarnos llevar por el capitalismo de estas fechas. 

 

Localizaciones y colores, dos nuevas formas de entender las películas

Vemos una obra audiovisual y sobre lo primero que reflexionamos, cuando empiezan a aparecer los créditos en pantalla, es sobre la historia o trama, cuando a veces no tiene ni por qué existir una historia clara. Dejamos de lado el resto de aspectos que abarcan la obra audiovisual, por la educación que hemos recibido, orientada a la búsqueda de un hilo conductor narrativo. Los profesores, en la escuela, nunca se han ocupado de instruir nuestra mirada, por lo que no sabemos ir más allá.

Para solucionar esto, queremos hablaros de dos de las herramientas que nos ayudan a ahondar en lo que subyace del audiovisual: las localizaciones y los colores o luces escogidas para el rodaje, o ya en posproducción, que constituyen la ambientación en sí misma que se le da al corto o largometraje, la atmósfera que se crea para él. Conocer cómo se ha construido una película en el plano de la producción y realización también nos hace explorar más aspectos de este mundo que solemos limitar a los actores, actrices y la relación entre ellos y el entorno. Pero, ¿cómo surge ese entorno? ¿Por qué? ¿Lo hemos explorado lo suficiente? ¿Hemos detenido nuestra mirada en él?

En relación con estos dos aspectos del cine, a los que no se atiende más que cuando una ciudad tan emblemática como Nueva York aparece en pantalla, la saturación de colores es muy clara o la iluminación desaparece para dar paso a la noche, es en lo que se fijan expresamente varias cuentas en redes sociales a las que queremos dar visibilidad.

@ColorsEffect en Twitter y @colorpalette.cinema en Instagram son dos cuentas, compartidas por el mismo usuario para divulgar su trabajo en ambas redes sociales, que se dedican al análisis de la imagen de diferentes piezas audiovisuales, a través de la realización de una paleta de colores de algunos de sus fotogramas. Se trata de una forma sencilla y atractiva, estéticamente, de presentar la información de forma detallada a un usuario cansado y con pocas ganas de leer.

Estos son algunos ejemplos de su obra:

 

Por otro lado, en lo que respecta a las localizaciones, nos gustaría destacar el trabajo de @filmtourismus, compartido por este usuario tanto en Twitter como en Instagram, así como en su página web, aunque en este caso este en alemán al ser esta su verdadera lengua natal. La persona que se esconde tras esta iniciativa es Andrea que, como reza su descripción en Instagram, se encuentra explorando el mundo escena a escena desde 2004. Es un trabajo muy bonito, aunque laborioso, pues más de las 90% de las localizaciones de cine han sido encontradas por ella misma.

Este proyecto acerca las películas al mundo real, facilitando a los usuarios interesados en ello, visitar la localización precisa o, incluso, hacer una ruta parecida a la emprendida por la encargada de este “blog de viajes cinéfilo” y conocer muchos de los lugares por los que ella ha pasado. Así, cualquier persona que tenga acceso a sus redes sociales puede saber dónde han sido rodados los largometrajes de las salas, de una forma muy cuidada estéticamente y muy visual: Andrea imprime o revela un fotograma de la película en la localización escogida y la superpone al lugar real de la escena, de forma que queda claro que ese es el sitio indicado. Para aquellos interesados, os mostramos algunos ejemplos de su trabajo.

“All the pieces matter”, por lo que recordad no atender solo a lo que veis en pantalla; id más allá. Y dadle cariño a estos usuarios que, con su trabajo, acercan más el mundo del cine a nuestras casas.